Una de las noticias que más atención acaparó en el pasado Baselworld 2015 fue el anuncio de la marca suiza TAG Heuer: se asociaba con Intel y Google para fabricar su primer smartwatch.

Durante la feria de relojes tradicionales no revelaron datos concretos sobre el proyecto, pero prometieron más información  en futuras presentaciones. Dicho evento tuvo lugar ayer, y en él desvelaron todas la características del primer smartwatch de lujo con Android Wear.

Diseño

El reloj tiene un diseño clásico y elegante similar al modelo Carrera Heuer-01. El cuerpo del smartwatch es de titanio y la pantalla está protegida por cristal de zafiro. La corona tiene 46mm de diámetro y un grosor de 12.8mm, con un peso de 52gramos. Se trata de un reloj con un acabado excepcional que, a simple vista, podría confundirse con un modelo más de la marca suiza.

Tag-Heuer-Connected

Características y funcionalidades

La pantalla del smartwatch está compuesta por un panel LCD táctil de 1,5” con una resolución de 240ppp (360×360 pixeles). En su interior cuenta con un procesador dual core de Intel (1,6Hz), 1GB de RAM y 4GB de memoria interna. La batería de 410mAh promete una autonomía de 25h de “uso normal”. Las especificaciones del reloj se completan con la incorporación de un micrófono, un sensor háptico, un  giroscopio y conectividad Bluetooth LE / WiFi. El smartwatch tiene una certificación IP67 que permite sumergirlo a menos de 1 metro durante un máximo de 30 minutos. En este aspecto, se parece más al resto de smartwatches del mercado que los otros modelos de TAG Heuer, los cuales pueden sumergirse varios metros.

En la parte de funcionalidades no hay muchas sorpresas, ya que utiliza Android wear como sistema operativo y, por lo tanto, ofrece las mismas ventajas que el resto de smartwatches de esta plataforma.

Precio y disponibilidad

El precio final de este smartwatch de lujo es de 1.500$ o 1.350€, una cifra cercana a lo rumoreado desde un comienzo. El reloj se puso a la venta ayer mismo en EEUU y en Europa lo hará el próximo día 12 de Noviembre. Sorprende que el smartwatch se lance primero en Estados Unidos que en Europa, tratándose de un fabricante suizo.

Conclusiones

El anuncio de la Baselworld 2015 levantó muchas expectativas. Sin embargo,  el producto se ha limitado a ser un smartwatch con Android Wear, que no difiere tanto del resto de modelos, precio aparte. Llama la atención que la firma suiza ofrece la posibilidad de cambiar el interior del reloj y reemplazar así la parte electrónica por el mecanismo tradicional. Es una curiosa forma de ofrecer que el smartwatch no se quede obsoleto, aunque lejana de las actualizaciones de componentes que sugirieron en Basilea. Se trata del primer movimiento de un gran fabricante de relojes tradiciones, sólo el tiempo dirá si este tipo de smartwatches de lujo tienen un público suficientemente amplio para prosperar.