Con el Samsung Gear S la marca coreana va un paso más allá, dotando al smartwatch de una mayor independencia sobre el móvil, incluyendo una ranura para una tarjeta SIMconectividad 3G y WIFI, además de un GPS. Samsung vuelve a apostar por Tizen, su propio sistema operativo, para ofrecer una experiencia de usuario lo más completa posible. El Gear S es el primer smartwatch que permite realizar tareas como responder a llamadas, sms o mails, sin necesidad de tener el móvil contigo. Veamos en detalle lo que nos ofrece el Samsung Gear S.

Diseño

El Samsung Gear S presenta un diseño con una pantalla curvada de forma rectangular que está rodeada por un marco de acero inoxidable. Dentro de este diseño futurista, el botón home/encendido está colocado al pie de la pantalla, a su izquierda está el sensor de luz y a la derecha el sensor ultravioleta. En el lateral izquierdo encuentra el orificio del micrófono. El smartwatch es relativamente ligero, pesando sólo 69 gramos, y hay que destacar que la elección de una pantalla curvada favorece la ergonomía del reloj. Como resultado, a pesar de ser un smartwatch bastante grande, es muy cómodo de llevar.

En la parte trasera del cuerpo del smartwatch tenemos un par de ranuras pertenecientes al altavoz, el sensor de frecuencia cardíaca y, justo encima de él, la ranura para introducir la nanoSIM. En la parte de abajo, encontramos el terminal de 5 pines que sirve para cargarlo.

El cuerpo del smartwatch está embebido en una correa de plástico flexible, que es más ancha que la del Gear 2, pero mantiene el mismo mecanismo de cierre. Dota al smartwatch de un aspecto de pulsera o brazalete, y se adapta bien a la muñeca. Las correas del Samsung Gear S son intercambiables y, en este momento, se puede elegir entre los colores blanco o negro. Samsung tiene programado ampliar el número de correas en los próximos meses (algunas diseñadas por Swarovski), permitiendo así una mayor personalización del smartwatch.

Samsung Gear S Colores

Características técnicas

La pantalla curvada de 2 pulgadas cuenta con la tecnología super-AMOLED y una resolución de 360 x 480 pixeles, ofreciendo una densidad de 300 píxeles por pulgada, la mayor que puedes encontrar en un smartwatch, en este momento. De hecho, la pantalla destaca por ofrecer una imagen nítida y colorida.

En el apartado de hardware, el Samsung Gear S está dotado con un procesador de doble núcleo (1Ghz), 512MB de RAM y 4GB de almacenamiento interno, no ampliable. La conectividad es otro de los puntos en los que destaca el smartwatch, ya que no sólo cuenta con Bluetooth 4.1 para emparejarse con otros dispositivos, sino que además tiene conectividad 3G y WIFI.

En el apartado de sensores, el Samsung Gear S es probablemente el smartwatch más completo del mercado. Viene provisto de un sensor de movimiento de 9 ejes (podómetro, acelerómetro y giroscopio), un monitor de frecuencia cardiaca, un sensor de luz, un sensor de rayos ultravioleta, un barómetro, un GPS y un micrófono.

El Samsung Gear S mantiene la resistencia al agua de los anteriores modelos Gear 2, poseyendo una certificación IP67, que te permite sumergirlo hasta 30 minutos a 1 metro de profundidad, sin riesgo de que se estropee.

Samsung Gear S blanco parte traseraEl smartwatch tiene una batería de 300mA, y su autonomía depende mucho del uso del 3G y GPS, pudiendo variar entre 1 o 2 días. Para realizar la recarga debes acoplar el smartwatch a su base de carga, que se conecta a la red eléctrica mediante un cable miniUSB estándar. Como curiosidad, decir que esta base de carga contiene un batería interna de 300mA, que te permitirá recargar el smartwatch aunque no hayas llevado el cable contigo.

Puedes ver todas las características técnicas del Samsung Gear S, junto con las de los mejores smartwatches del 2014, en esta tabla.

Sistema operativo y aplicaciones

Para el Samsung Gear S,  la marca coreana ha vuelto a apostar por su sistema operativoTizen OS. Esta plataforma ya mostró sus bondades en los anteriores modelos Gear 2 y ha seguido madurando ofreciendo una experiencia de usuario muy satisfactoria. Si bien el manejo del smartwatch es muy similar al del Samsung Gear 2 Neo, la incorporación del GPS y una tarjeta SIM, dotan a este modelo de algunas opciones extra. A continuación, vamos a repasar el funcionamiento y las prestaciones que ofrece esta plataforma.

La configuración del smartwatch se realiza desde la aplicación Gear manager de tu smartphone Samsung. Aquí, puedes configurar qué notificaciones quieres que te lleguen al smartwatch y cuales prefieres que se queden únicamente en el móvil. Desde esta misma aplicación, también puedes descargar y configurar nuevas watchfaces para personalizar tu reloj, además de instalar aplicaciones a través de la tienda de la marca coreana, Samsung apps. Destacar también que, dentro de la aplicación Gear manager, tienes un apartado llamado Find my watch, que te permite localizar rápidamente tu smartwatch, enviando a este la orden de que encienda la pantalla y emita un sonido. Si te encuentras en la situación opuesta, en la que tienes el smartwatch pero no sabes dónde está el móvil, puedes hacer lo mismo utilizando en este caso la app Find my device, del Samsung Gear S.

La navegación entre menús en Tizen es muy sencilla. Deslizando el dedo hacia la derecha accedes a las notificaciones, que se agrupan por aplicación. Si deslizas hacia la izquierda llegas a los widgets, mientras que deslizando el dedo hacia arriba accedes a las aplicaciones.

El control de voz se lleva a cabo con S Voice, el cual aseguran que funciona mucho más rápido que en modelos anteriores, gracias al procesador del Gear S. Esta funcionalidad te permite hacer tareas sencillas como dictar mensajes, programar recordatorios e incluso llamar.

Samsung Gear S appsTizen tiene también su propio reproductor de música, por lo que además de poder controlar la reproducción de música del smartphone, también puedes cargar tu música en el smartwatch y escucharla con unos auriculares Bluetooth, sin la necesidad de tener el móvil al lado. Esto es aun más interesante en el Gear S, ya que al incorporar un GPS, te permitirá registrar toda la información sobre la ruta. Por lo tanto, junto con el Sony Smartwatch 3, el Samsung Gear S es una opción muy atractiva si quieres hacer ejercicio sin tener que cargar con el móvil encima.

Al igual que en los modelos anteriores, el apartado del monitoreo físicoes uno de los puntos fuertes del Samsung Gear S, ya que posee varias aplicaciones que hacen uso de los datos recogidos por el pulsómetro, el sensor de movimiento de 9 ejes y el barómetro. Incluida con el sistema operativo Tizen, está la aplicación Ejercicio, que te permite elegir entre 4 actividades, andar, correr, ciclismo y montañismo. Esta aplicación, registra una gran cantidad de datos, incluyendo el tiempo de la actividad, distancia recorrida, velocidad media, frecuencia cardíaca y calorías quemadas entre otras. Por si fuera poco, ahora puede aprovechar el GPS incorporado y añadir el mapa del recorrido.

Samsung Gear S runningOtras aplicaciones deportivas que sacan partido del GPS integrado son las populares Nike+ y Endomondo. La aplicación Nokia Here te ofrece una navegación paso a paso, mostrándote sobre el mapa el recorrido y avisándote mediante una vibración cuando tienes que cambiar de dirección. Esto es similar a lo que ofrece Google maps en Android wear, pero en este caso no dependes de tener el móvil contigo. La lista de aplicaciones que sacan partido del GPS incorporado irá creciendo con el tiempo.

Además de cumplir con creces la faceta de cuantificador durante el día, el Samsung Gear S también te permite monitorizar tus horas de sueño. Junto con los modelos Gear 2, es de los pocos smartwaches que ofrecen esta posibilidad.

A parte de las prestaciones generales de Tizen, el Samsung Gear S presenta algunas que son exclusivas, debido a sus características. Como hemos comentado anteriormente, el smartwatch tiene su propia tarjeta SIM, y por lo tanto, su conexión de datos y su número de teléfono. Esto permite, por ejemplo, navegar directamente desde el smartwatch utilizando la aplicación Opera mini web, obteniendo una experiencia razonablemente satisfactoria en los sitios adaptados a móviles.

Otra prestación a tener en cuenta es que, al ser capaz de emparejarse con otros dispositivos también mediante WIFI, puedes ver/enviar e-mails y mensajes , incluso hacer y recibir llamadas desde el smartwatch, aunque no tengas el smartphone contigo. Esta independencia del móvil es una de las mayores virtudes del Samsung Gear S. Como contrapunto, si quieres sacarle todo el partido al smartwatch, tienes que contratar otra línea de móvil para el mismo. Aunque esta tarjeta no necesite una tarifa de muchos megas de tráfico, supone un gasto extra. Eso sí, Samsung se ha preocupado de que la experiencia de usuario sea lo más sencilla posible y, aunque utilices el smartwatch para hacer llamadas o responder mensajes, utilizará el número de tu móvil para que puedas ser reconocido por tus contactos. Samsung Gear S tecladoLa pantalla de 2 pulgadas, considerablemente más grande que el resto de smartwatches, ofrece también nuevas posibilidades. De hecho, la interfaz de Tizen ha sido rediseñada para aprovechar al máximo su tamaño. Dentro de las nuevas opciones están la de leer noticias o navegar directamente desde el smartwatch. Además, esta medida de pantalla permite tener un teclado virtual (qwerty o numérico), ofreciendo la opción de escribir directamente desde el smartwatch. A pesar de ser un poco complicado, debido al reducido espacio disponible, tiene un buen corrector que suple bastante bien esa limitación.

Al igual que los otros smartwaches de Samsung (a excepción del Gear Live, que utiliza Android wear), el Gear S solo es compatible con los smartphones y tablets Samsung Galaxy que utilizan Android 4.3 o superior.