Uno de los primeros smartwatches que nació de una campaña de Kickstarter donde consiguió recaudar más de 10 millones de dólares, lo cual puso de relieve que había un gran número de gente que deseaba poner un smartwatch en su muñeca. Veamos en detalle lo que nos ofrece el Pebble.

Diseño

Pebble tiene un diseño rectangular con un marco de plástico, tal vez no tenga el diseño más exquisito pero hay que reconocerle cierto encanto “retro”. Cuenta con cuatro botones laterales, los 3 situados en la parte derecha se utilizan para navegar dentro de los menús del smartwatch ya que la pantalla no es táctil (como detallaremos en el apartado de las características técnicas). El botón de la izquierda ilumina la pantalla permitiendo su visualización en condiciones de baja luz. Bajo el botón de la izquierda se encuentran dos contactos metálicos que permiten la carga del reloj. En general a pesar del uso de plástico para su construcción el smartwatch tiene un buen acabado y transmite una sensación de calidad.

Pebble está disponible en una gran variedad de colores, en blanco, rojo, negro, naranja y gris. Además dispone de correas intercambiables de 22mm lo cual amplia aún más las posibilidades de personalización.

Pebble colores

Características técnicas

Una de las peculiaridades de Pebble con respecto la mayoría de smartwatches es que posee una pantalla con la tecnología de tinta electrónica (o “e-paper”), la cual estamos acostumbrados a ver en ebooks. Este panel e-paper no es táctil y cuenta con una resolución de 144 x 168 pixeles. Si bien se puede considerar que esta pantalla utiliza una tecnología inferior a la de los smartwatches con pantalla táctil (que además cuentan con mayor resolución y son en color), ofrece dos grandes ventajas, una de ellas es la mejora de visualización en condiciones con elevada luz ambiental y la otra es que al consumir menos energía permite aumentar la autonomía del reloj considerablemente. De hecho, a pesar de contar con una batería de tan solo 140mA, Pebble es uno de los smartwatch del mercado que mejor autonomía ofrece, durando unos 5-7 días entre recargas. El cable de carga de Pebble tiene un USB en uno de los extremos, el cual se puede enchufar en un ordenador o un cargador, mientras que en el otro extremo presenta dos conectores con dos imanes que se acoplan magnéticamente al lateral izquierdo del smartwatch. Para que os hagáis una idea, el sistema recuerda un poco al conector MagSafe de carga del Mac. El tiempo de carga oscila entre 2 y 4 horas.

Además de la autonomía otro de los puntos fuertes de Pebble es su resistencia al agua, ya que puedes sumergirlo hasta 50m por lo que no sólo no será necesario quitárselo en la ducha, sino que podrás utilizarlo sin preocupaciones en la piscina, incluso en tus inmersiones de buceo.

Pebble cuenta con conectividad Bluetooth 4.0 que permite una transferencia rápida de datos y un bajo consumo de energía, afectando de manera mínima la batería de tu smartphone.

Puedes ver todas las características técnicas del Pebble y el Pebble Steel en esta tabla comparativa.

Sistema operativo y aplicaciones

El sistema operativo utilizado por el smartwatch es Pebble OS. Este sistema operativo cuenta con la ventaja de tener cerca de dos años por lo que se trata de un sistema operativo maduro y pulido, que además ha ido incorporando compatibilidad con numerosas aplicaciones. Pebble OS está diseñado para ser de sencillo manejo y realizar las tareas básicas como revisar las notificaciones, resulta muy intuitivo.

pebble blanco y negro

Con Pebble puedes elegir que notificaciones del smartphone quieres se muestren en tu smartwatch. Estas pueden ser desde la identidad la llamada entrante, pasando por mails o sms y llegando prácticamente a cualquiera de las redes sociales. El smartwatch te avisa de estas notificaciones mediante una vibración y encendiéndose la luz. Para descartar las notificaciones puedes o bien presionar uno de los botones o agitar la muñeca.

El lanzamiento hace unos meses del nuevo sistema operativo Pebble SO 2.0, no sólo dotó de nuevas prestaciones al smartwatch sino que además incluyó su propia app store. Ahora entrando a la aplicación Pebble puedes encontrar en un mismo sitio todas las watchfaces disponibles (que son muchísimas) así como todas las aplicaciones compatibles. En este momento existen alrededor de 3200 apps, con todas las opciones que eso conlleva. Esta actualización ha supuesto una mejora en la experiencia de usuario y ha aportado aún más posibilidades al smartwatch mediante el incremento de aplicaciones de terceros.

pebble appstore

A diferencia de los smartwatches con Android wear, Pebble no tiene micrófono, por lo que no puedes usar el dictado por voz ni contestar o hacer llamadas desde él. Pebble no reproduce música pero si lo puedes utilizar para controlar de forma remota la reproducción de música de tu smartphone.

A diferencia de otros smartwatches, Pebble es compatible tanto con dispositivos Android como con dispositivos iOS, como el iPhone o el iPod touch, lo cual amplia el rango de usuarios considerablemente.

Puedes comprar el Pebble en Amazon por unos 70€.

Actualización: Fitbit ha adquirido Pebble, hemos preparado un artículo explicando las consecuencias.